Martes 23 de Enero de 2018

QUANTICO

Óscar Lara

Fecha: 12/01/2018
Hora: 13:32 hrs.

“Inflación, duro golpe para los mexicanos ” 12 de Enero del 2018

Derivado principalmente del alza en los precios de los combustibles, México cerró el 2017 con una inflación de 6.67% , que de acuerdo a los datos proporcionados por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), es la taza más alta en los últimos diecisiete años.
Esta noticia ha ganado encabezados en diversos medios de comunicación del país. Pero en realidad, ¿qué implicaciones tiene esta situación para las familias mexicanas y por qué esta cifra prende los focos rojos de la economía de la nación?
La inflación, de acuerdo con el Banco de México, es el incremento generalizado y sostenido de los precios de bienes y servicios a lo largo del tiempo. Para medirla, el INEGI se basa en una canasta básica de productos, y observa el aumento en sus precios durante cierto periodo para determinar el porcentaje de inflación.
Si bien es cierto, el Banco de Mexico es el encargado de realizar políticas monetarias para cuidar la inflación del país, sin embargo, las recientes reformas estructurales realizadas por el gobierno del Presidente Peña Nieto, han abonado para que cada vez sea más complicado mantener porcentajes bajos inflacionarios. Para el año que terminó se esperaba mantener este indicador en 3%, sin embargo esta se disparó más del doble.
Tan solo la reforma energética, que dicho sea del paso, fue publicitada en todos los medios nacionales para decirnos que los costos de los combustibles y energéticos bajarían considerablemente, ha sido una de las grandes mentiras y burlas del gobierno peñista. No tan solo no han bajado su costo, sino que se ha incrementado de manera drástica, trayendo consigo que los precios de bienes y servicios se incrementen.
Con los llamados “gasolinazos” no ha sucedido otra cosa más que beneficiar al gobierno a costillas del pueblo.
Ahora bien, la inflación genera un mayor conflicto dado que el salario mínimo no crece al mismo ritmo que el aumento al precio de los productos y servicios que se consumen, es decir, ganando lo mismo, ahora al mexicano debe comprar productos que cada mes son más caros. ¡No es posible!
El gobierno no se ha ocupado realmente de velar por el bienestar social, han saciado sus vientres mientras más de 53 millones de mexicanos viven en situación de pobreza, esto es poco más del 43% de la población nacional, sin posibilidades de salir adelante porque con lo que ganan ya no les alcanza. Porque cada día se truenan los dedos pensando cómo le harán para comer al día siguiente con los 88 pesos del nuevo salario mínimo mientras que la canasta básica individual cuesta 94 pesos.
La situación es difícil para la mayor parte de las familias en el país pues cada día se reduce más el poder adquisitivo. Es necesario un cambio verdadero, como diría “YA SABEN QUIÉN”, no puede haber gobierno rico con pueblo pobre.



Opciones

Más Noticias







Todos los Derechos Reservados - Razón de Veracruz 2008 - 2018